Home » ARTICULOS » Como afrontar el feedback en produccion

Como afrontar el feedback en produccion

Hay mucha información en internet sobre cómo debemos afrontar un plano de forma artística o técnica, pero no hay mucha información sobre cómo debemos afrontarlo desde el punto de vista psicológico.

Cuando uno comienza a aprender animación, suele estar acostumbrado a hacer sus propios test de animación. Nosotros mismos dirigimos hacia dónde va nuestro plano y todos los retos a los que tenemos que enfrentarnos son de tipo artístico o técnico.

Cuando comienzas a trabajar en un estudio empiezas a vivir otra realidad: Tienes contar una historia concreta basada en un guión. Tendrás que adaptarte al estilo de animación del proyecto. Los supervisores y el director de la película aplicarán sus filtros sobre tu trabajo, a veces con puntos de vista contradictorios. Trabajarás con un tiempo de producción perfectamente acotado con una fecha de entrega inamovible. Todo esto no tienes que verlo como un problema, sino como las cosas que tienes que considerar a la hora de hacer tu trabajo.

Cuando comienzas a trabajar en la secuencia de una película, tratas con ilusión de pensar ideas con la que contar la pequeña historia que hay en tu plano. Buscas ideas divertidas, ideas que consigan hacer que tu plano sea el mejor que has hecho hasta ahora. Cuando propones tus ideas a tus supervisores y al director, te das cuenta de que ninguna de tus ideas triunfa y que tienes que replantear el plano entero. O mucho peor… Puede ser que el director te proponga una idea que no te guste en absoluto. Vuelves a tu sitio un tanto decepcionado y sobre todo, teniendo que hacer un plano con una idea que a priori no te gusta nada de nada. Esta situación es bastante habitual dentro del trabajo de un animador y lo que más cuesta es aprender a superarlo con positivismo.

Una mala actitud sería volver a tu sitio enfadado, con una sensación de que tus ideas no son valen para nada y decidiendo que vas a darle al director lo que pide para que se quede contento. Si tomas este camino, comenzarás a echar humo por tu cabeza y te aseguro que es el camino más corto para terminar completamente quemado al final de la producción… o incluso mucho antes 🙁

En primer lugar, lo mejor que podéis hacer es aprender a valorar vuestras ideas. No son malas ideas, simplemente no es lo que busca el director para su película. El tiene una visión global sobre el proyecto y tenéis que confiar en su criterio. Estudiar la nueva idea propuesta por el director y estrujaros el coco para conseguir que el plano sea un gran plano. Es posible que al poner en práctica la idea propuesta por el director no os guste y penséis “Esto no funciona de ninguna manera”. No toméis el camino fácil, no tiréis la toalla. Simplemente tenéis que explorar mas, porque os garantizo que siempre existen opciones para que vuestro plano sea un gran plano y eso depende exclusivamente de vosotros. Solo tenéis que encontrar una opción que funcione con la idea del director y que os guste a vosotros también. No digo que sea fácil, pero tampoco es imposible ni mucho menos. Tenéis que volver a enamoraros del plano, porque si no es así, la calidad de vuestra animación en ese plano estará muy lejos de lo que vosotros podéis llegar a dar. El plano se convertirá en una auténtica pesadilla y conseguir que el director lo apruebe será un proceso agónico.

Otro buen consejo es rodearse de compañeros que alimenten tu creatividad. Crea un grupo de trabajo con el que compartir las ideas. Varios cerebros pensando son infinitamente más potentes que uno solo. Ellos pueden ayudarte a encontrar ideas donde tú mismo ya no ves más opciones. Tampoco busques en tus compañeros la palmadita en la espalda y que te digan que tu idea era mejor que la del director. Esto no te ayuda en absoluto. Enfoca tu energía a lo que más te importa: Conseguir que tu plano sea un gran plano.

En todas las relaciones es importante una buena química. Trata de poner los medios para que exista una buena química con la gente que te rodea en la producción, incluido el director. No se trata de hacer la pelota, ni mucho menos. Simplemente trata de entender sus ideas, sus puntos de vista. Presta atención en los dailys y trata de entender el feedback que da sobre tus planos y los de tus compañeros. Cuanto antes comprendas su forma de pensar, antes comenzaras a tener ideas creativas en su misma dirección.

Espero que tratéis de poner en práctica todos estos consejos y que os sirvan de ayuda de cara al trabajo en vuestra próxima producción.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*